Iglesia parroquial

por Mariano Estrada Esteban

La iglesia parroquial de La Puebla de Híjar está dedicada a la advocación de la Natividad de la Virgen María. Situada en la parte antigua, dominando con su altura la silueta del pueblo. Es una  construcción de estilo renacentista  y planta catedralicia, algunos historiadores la califican de estilo barroco aragonés. Fue levantada en el siglo XVIII bajo el mecenazgo de los duques de Híjar, a cuyo señorío perteneció La Puebla.Construcción de sillería con tres naves divididas en cinco tramos cada una de ellas, cubierta la central con bóveda de arista y las laterales con bóvedas de lunetos, más crucero con cúpula neoclásica. Torre a los pies con dos cuerpos, de piedra y ladrillo, sin finalizar.  En la portada, fechada en mil setecientos sesenta y seis hay un soberbio escudo esculpido en piedra donde están las armas de los Duques de Híjar.No se tiene ningún documento sobre la obra de la primitiva iglesia, anterior a la actual,  aunque parece muy probable que su construcción se debió realizar al poco de la fundación de La Puebla de Hijar, en el siglo XIII, siendo entonces mezquita ya que la población era morisca.Sobre esta vieja iglesia se levantó otra de nueva fábrica entre los años 1764 a 1770.Esta magnífica obra se dio por finalizada el 27 de Noviembre del año mil setecientos setenta, fecha en que el Arquitecto zaragozano D. Agustín Sanz certifica que la obra está perfectamente construida. Sinembargo la torre solamente se queda construida en su primer cuerpo.Al siguiente año tuvo lugar el blanqueo de la iglesia y adorno de altares. La Solemne traslación del Santísimo a la nueva iglesia se realizó el 20 de Enero de 1772, festividad de los Santos Patronos S. Fabián y S. Sebastián.Esta  nueva iglesia tiene una gran portada barroca ordenada en dos cuerpos, el primero formado por la entrada en arco de medio punto, flanqueado por cuatro columnas de orden corintio, en los intercolumnios dos hornacinas abiertas. El segundo cuerpo tiene dos columnas y dos basas rematadas estas últimas con florón. Se remata la portada con frontón curvilíneo. Toda la portada está inscrita en un gran arco de medio punto que ocupa toda la fachada.


Share This